martes, 14 de febrero de 2012

Los premios de la vergüenza


 Está claro que crítica y público no apoyan a las mismas cosas. Mientras a los primeros les gusta más la calidad y las cosas bien echas, a los segundos les gusta el entretenimiento y el morbo. Pero una cosa es esta y otra cosa es ver los ganadores de los premios TP de Oro (que entrega el público) y sentir una gran vergüenza ajena.

Qué el público elija ganador como mejor concurso a 'Atrapa un millón' es para llorar. Estamos ante un programa tonto, sin ritmo ninguno y ningún tipo de curiosidad, donde las preguntas no son gran cosa y la única cosa original que tiene es la de ir moviendo el dinero de una trampa a otra. Pero el otro nominado, 'Ahora Caigo' tampoco se salva de tener estos adjetivos. Igual de lamentable e igual de incomprensible que tanto gusten. Por desgracia en este país como concurso interesante y rapido solo tenemos a 'Saber y ganar' (que sigue con gran audiencia en las sobremesas de la 2).



También tenemos el premio a mejor Reality. Para mi hay un ganador indiscutible, y es una pena que solo se emita en la ETB: 'El conquistador del fin del mundo'. Un reality entretenido, eficaz y de verdadera supervivencia. Pero para el público es mejor 'Supervivientes', esa estupidez de casposos diseñado para rellenar los programas de Telecinco con polémicas y demás tonterias, que tan bien se le da al canal de fuencarral. Por lo menos, de los 3 nominados, hay uno más o menos decente: Pekin Express.

¿Y que me dicen de que 'Deportes Cuatro' sea mejor programa de deportes? ¿Desde cuando ese programa es de deportes? Porque que hablen de Cristiano Ronaldo no significa que hablen de deportes. Amarillismo y patetismo todo en un mismo programa.

Callejeros mejor programa de actualidad, Matias Prats mejor presentador de informativos, El programa de Ana Rosa mejor Magazine... La lista de ganadores (y nominados) continua provocando ganas de llorar y de emigrar a algún pais con una televisión mejor. Pero como siempre he dicho, tenemos la televisión que nos merecemos. Por desgracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada